Nuestros cantantes favoritos tienen un don extraordinario y es que por medio de sus voces pueden generar sentimientos en nosotros que no sabíamos que podíamos tener dentro. Esto