Fotos detalladas que documentan las historias que cuentan nuestras manos

Todos tenemos una parte favorita de nuestro cuerpo a la que le rendimos tributo y realzamos siempre. Pero generalmente no prestamos atención a una parte muy importante que nos permite hacer el trabajo al que nos dedicamos, nos referimos a las manos.

ANUNCIO

Nuestras manos hablan por nosotros, dicen lo que somos, lo que hacemos y la forma en que hemos vivido. Más allá del tacto, nuestras manos son capaces de retratar nuestro pasado y de definir nuestro presente.

Gracias a ellas los humanos logramos desarrollar herramientas que nos han permitido surgir como civilización. Todas estas atribuciones son realmente grandiosas y dignas de admiración. El fotógrafo Omar Reda lo sabe y lo ha querido transmitir a través de su galería llamada “Manos: La Historia de la Vida”.

ANUNCIO

Reda logró capturar maravillosos retratos de personas que viven en Tanzania, Etiopía, Nepal, y Arabia Saudita para transmitir la historia que hay detrás de sus manos.

Mano de un niño de 3 años que pertenece a la tribu Masai en África.

El fotógrafo Reda explica en su sitio web que lo que intenta con esta galería es capturar la belleza de las manos humanas desde diferentes ámbitos de la vida, trabajando con personas de diferentes tribus, aldeas, y ciudades.

Mano de un jardinero.

La desgastada mano de este hombre no sólo muestras las cicatrices y marcas que le ha dejado su profesión, sino que muestra también los logros que ha alcanzado a lo largo de su vida.

La mano de un mecánico.

Esta pequeña mano es de una mujer que se ha dedicado a trabajar la tierra en una granja, durante los últimos años de su vida.

Estas manos arrugadas y callosas evidencian la sabiduría y experiencia de la mujer más anciana de una tribu.

La hábil mano de este barbero está cubierta de pequeños cabellos.

Esta es la mano de un plomero.

Con sus manos, este hombre elabora el pan de cada día de muchas personas.

La mano de un soldado que está llena de líneas con muchas historias de vida que contar.

La increíble mano de un hombre santo de África.

Aunque esté cubierta de sucio, callosa, arrugada y manchada ha fabricado miles de herramientas, es la mano de un herrero.

Un hombre anciano de una tribu.

La fuerte mano de una niña de una tribu africana.

Así luce la mano de un conductor.

Carpintero.

Con sus manos llenas de arcilla, un artesano es capaz de crear arte.

Comparte este post.

ANUNCIO

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close