Este Mexicano fue condenado en los Estados Unidos y escribió una carta para que le entregaran a su madre

En los países donde existe la pena de muerte para las personas que son acusadas de crímenes, tienen un último deseo que cumplirles a esas personas, que en el antepenúltimo día de su vida, los complacen con algo que ellos deseen comer o hacer, dentro de los términos de ley, por supuesto. Estos criminales, generalmente, en esos últimos días se arrepiente de los delitos que cometieron, piden ropa o calzado especial que les guste e incluso piden su comida favorita.

ANUNCIO

Sin embargo, la historia de hoy deja mucho que pensar, sobre todo por la carta que este reo le dejo a su madre minutos antes de ser ejecutado.

Éste mexicano fue condenado en los Estados Unidos a la pena de muerte, solicitó como deseo un lápiz y una hoja de papel y pidió que se la entregaran a su madre, la carta que le escribió, luego de él morir.

ANUNCIO

La carta, no es de agradecimiento, como te lo imaginas, por sus cuidados y por el amor que le dio, sino todo lo contrario. Él fue acusado de robo, crímenes, asesinatos, pero estando a solo minutos de morir, su corazón que quebrajo y lo hizo reflexionar acerca de la mala vida que llevo.

Te dejamos la carta que el joven le dejo a su madre minutos antes de morir:

Madre, si hubiera mucho más justicia en el mundo, tú como yo deberíamos ser ejecutados hoy. Tú por ser la culpable de la miserable vida que lleve. Recuerdas madre, cuando lleve a casa una bicicleta que le quite a un niño como yo, me ayudaste a esconderla para que mi padre no la viera y me regañara por haberla traído a casa. Recuerdas, que robé un dinero que tenía la cartera de la vecina, tú y yo fuimos juntos a gastarnos ese dinero. Recuerdas madre, cuando le dijiste a mi padre que se fuera de la casa, solo porque me quiso corregir por robarme el examen final de la escuela y me expulsaron por eso.

Era solo un niño madre, de niño, adolescente fui mal formado y de adulto también. Era solo un niño inocente que requería corrección y no consentimiento. Madre, yo te perdono y te suplico que le hagas llegar este mensaje a todos los padres en el mundo, con la finalidad de que conozcan que ellos son los responsables de formar un hombre decente o a un delincuente.

Gracias madre, por darme la vida y gracias te doy por ayudarme a perderla.

Tu hijo, el delincuente.

La madre al leer la carta, a los tres días no pudo con el remordimiento y quito la vida.

ANUNCIO

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close